La Reserva Natural Morombí es una iniciativa privada de la empresa Campos Morombí S.A.C.A., empresa del Grupo Riquelme. Como parte de su estrategia de uso sostenible y conservación de los recursos naturales, y de su responsabilidad social empresarial, la empresa gestionó la declaración oficial como área silvestre protegida de una amplia extensión de bosques de su propiedad.

Historia de la creación de la Reserva Natural Morombí

Inicios de los años 1980: Cuando los bosques todavía dominaban el paisaje del Este del Paraguay, la familia Riquelme adquiere una propiedad de la Industrial Paraguaya S.A. y es llamada “Campos Morombí”. Así nace la empresa “Campos Morombí Sociedad Anónima Comercial y Agropecuaria” (S.A.C.A.). Más tarde, ese nombre también fue utilizado para denominar a la Reserva Natural Morombí, una de las más extensas e importantes áreas de conservación en la Región Oriental del país. Desde un principio fue priorizada la conservación de los bosques de la propiedad adquirida.

1991: Los directivos de la empresa deciden continuar, pero ahora de manera más formal, con la conservación de los bosques de la propiedad (aproximadamente 30.000 hectáreas) y de su rica y variada diversidad biológica. En 1991 se inicia el proceso para conformar una reserva natural privada con el apoyo de profesionales de la Fundación Moisés Bertoni. Los primeros pasos fueron la realización de una Evaluación Ecológica y una Justificativa Técnica para crear la reserva e incluirla en el “Programa de Reservas Naturales Privadas” impulsado por esa institución ambientalista. Coincidentemente, ese mismo año es establecida la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, unos kilómetros al norte de “Campos Morombí”.

1994: Se promulga en Paraguay la Ley 352/94 de Áreas Silvestres Protegidas que establece la figura legal de las áreas silvestres protegidas bajo dominio privado.

2001: El Poder Ejecutivo, de acuerdo a la Ley 352/94 y a través del Decreto Nº 14.910, reconoce oficialmente la Reserva Natural Morombí y la considera un área relevante para la protección de la diversidad biológica del ya amenazado Bosque Atlántico del Alto Paraná.

2013: Se propone a la SEAM (Secretaría del Ambiente) la ampliación de la Reserva Natural hasta llegar a una superficie de 31.000 hectáreas, incluyendo diversos ecosistemas como bosques, humedales y cerrado.

2014: Actualmente, las reservas naturales Mbaracayú y Morombí constituyen, sin lugar a dudas, dos sitios de gran importancia para la conservación de la diversidad biológica del Paraguay.